domingo, 23 de febrero de 2014

0&1


Los ojos pegados en la pantalla, ceros y unos se transforman en letras, palabras y botones que al presionarlos se vuelven el único contacto con otros. Veo hacia el suelo, pero no por vergüenza, al contrario. Sombras pasan a mi lado y todas me parecen iguales, pero al rato ahí vas vos, en el mismo tren de ceros y unos. Porque somos transeúntes digitales, que como este mundo ya no es redondo, nunca se van a encontrar.

No hay comentarios: