sábado, 13 de abril de 2013

Te quiero


Perdí porque las armas no estaban cargadas
Y porque el filo de la lengua apenas hacía cosquillas
Porque los brazos eran débiles
Y las piernas ya no podían
Porque lo que entraba por los ojos me destruía
Porque los dientes no tenían filo
Y las uñas nunca pudieron arañar
Perdí porque yo quiero
Perdí porque te quiero

No hay comentarios: