martes, 1 de febrero de 2011

De Dos En Dos

Tenia veintitantos y quería comerse al mundo, no buscaba ni fama ni fortuna, su vida se basaba en conseguir ese par de cincos para comer y algún día poder comprarse ese par de zapatos rojos que tanto anhelaba; si, rojos, se preguntaran por que. Pues quería que le combinaran con la Dorothy que llevaba por dentro. Si, la misma del Mago de Oz y con los cuales algún día del bracete con su espantapájaros y su hombre de hojalata, podrá recorrer el largo camino de ladrillos amarillos brincándoselos de dos en dos.