domingo, 26 de septiembre de 2010

Escondidos

Jugando a las escondidas
Porque nadie puede saberlo
Y porque los dedos se entrelazan bajo el asiento de un bus
Porque los besos toca darlos con los ojos
Y no queda de otra que desear
Que la suerte sea mejor la próxima vez

1 comentario:

Anónimo dijo...

:( aww ...